LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 22 de enero de 2013

La Pistola de Chejov


XIV

La Pistola de Chejov

         La Pistola de Chejov es una técnica literaria en la que un elemento que al principio parece no ser importante resulta serlo más adelante. Por ejemplo, un personaje puede encontrar un collar misterioso que al final resulta ser la fuente de poder para un rayo mortal, pero al momento de encontrar el objeto no parece importante. Dicha importancia no es notada en un principio, y solo se nota en retrospectiva, o al releer la historia.

         El objetivo de esto es dar al objeto algo de presencia antes de ser usado, lo cual ayuda a evitar un Deus ex Machina, que da al lector la sensación de que el autor no había planeado nada y se sacó la solución de su parte posterior.

         El uso de esta técnica no debe ser necesariamente una pistola. El nombre proviene de Antón Chejov, que solía decir: «Si en el primer acto colgaste una pistola en la pared, entonces debe ser disparada en el siguiente. Si no, no la pongas ahí.». Al decir eso, se refería a que no se deberían incluir elementos innecesarios en la historia y a que todo objeto está ahí por una razón.

         La Pistola de Chejov puede presentarse de muchas maneras aparte de la que ya se ejemplifico, y también presenta muchas variaciones. Trataré de enlistar las más importantes a continuación.

Pistolero de Chejov.

         Cuando un personaje parece no tener razón para estar ahí, probablemente es importante. En otras palabras, la Pistola de Chejov es una persona.

         Este tipo de Pistola de Chejov es muy usado en programas de crimen como La Ley y el Orden, CSI, etc. No podría enlistar los de una sola temporada de esos programas en esta entrada.

Boomerang de Chejov.

         Es cuando una Pistola de Chejov se usa más de una vez. El objeto ya se usó, y al parecer cumplió su propósito, por lo que el lector ya lo sacó de su mente, pero lo que no sabían es que la pistola tenía más de una bala y regresa.

         Un muy buen ejemplo de esto se ve en Harry Potter con la espada de Codric Gryffindor. Es una pistola de Chejov en el segundo libro, que regresa hasta el séptimo, en el que funciona como un Boomerang de Chejov otra vez. Muchos ya se habían olvidado de su existencia para cuando leyeron ese libro.

Habilidad de Chejov.

         Una de las cosas que me ha enseñado la ficción es que si tienes, descubres o adquieres algún talento y eres el protagonista, ese talento te salvará la vida.

         La Habilidad de Chejov es cuando un personaje tiene o aprende algún talento o pasatiempo que se vuelve útil en la trama más adelante. Si el protagonista en una historia cliché de acción se toma el tiempo de enseñarle a su novia movimientos de Karate, puedes esperar que los use para 
liberarse cuando esté secuestrada.

Dolor de Chejov (Tos incurable de la muerte).

         La versión médica de la Pistola de Chejov. Generalmente cuando un personaje tose (o se queja de cualquier malestar) alrededor del principio de una historia es muy probable que muera en algún momento  a causa de alguna enfermedad.

La leyenda de Chejov.

         Cuando alguien cuenta una leyenda que parece solo ser pasajera o mencionada porque sí, pero luego se vuelve importante en la historia.

         El mejor ejemplo que se me ocurre ahora es la leyenda del Súper Saiyan de Dragon Ball Z. Solo cuenten las veces que se habla de ella desde el inicio de DBZ hasta que finalmente se vuelve importante en la batalla contra Freeza.

Salón de clases de Chejov.

         Cuando información que se aprende ya sea mediante la escuela o por medio de otra persona se vuelve importante. Generalmente usado cuando la moraleja es «Presta atención a clase». Si en la clase están hablando sobre arañas, es probable que un monstruo arácnido ataque pronto.

Noticiero de Chejov.

         En otras noticias, esto es cuando algo que aparece en las noticias o en un periódico se vuelve importante en la trama. Digamos que el protagonista lee en el diario sobre como un ladrón escapa de la cárcel usando plastilina y un clip. Luego, se encuentra con el mismo ladrón cuando están ambos secuestrados y, casualmente, el protagonista llevaba plastilina y un clip, y se los da al ladrón para poder escapar.



         Como puedes ver, este recurso es muy útil y extremadamente sencillo. Además, te ayuda a tener una narrativa más limpia. Solo trata de no incluir una Pistola de Chejov que no se dispare porque cambiaste de idea dos capítulos después, porque da la misma sensación de que algo quedó inconcluso.

         Eso es todo lo que hay por hoy. Si hay dudas o algo que quieras agregar, siempre puedes comentar.

        Nos vemos luego.

Entrada hecha por:

5 comentarios :

Muy interesante la entrada, tomé nota xD
Me gustaría que hubieran mas entradas que nos enseñen tips así en un futuro.

Interesante artículo, me gustó mucho.
Sigan así.

Que entretenido!
Hey!! He leído muchas historias y visto varias películas en que aparecen estas famosas pistolitas pero que al final nunca disparan, que desilusión! al final dejan en suspenso!

¡Hola!

Hace tiempo me recomendaron su blog, pero por falta de tiempo hasta ahora me di a la tarea de pasarme por él.

¡De verdad que es excelente! Me parece una magnífica labor la que realizan, ya que pese a que en estos días el mundo del fanfiction se hace cada vez más amplio, de igual forma escasean lugares que puedan auxiliar a noveles autores a desarrollarse; he visto pequeñas secciones de ayuda en algunas comunidades, pero por lo general sólo se centran en la ortografía.

Especialmente este tipo de artículos de técnicas o recursos literarios me encantan, ya que son elementos que uno desconoce o usa de forma incompleta, ya que lo hacen de forma instintiva -al menos en mi caso-.

Me gustaría poder hacerle promoción a su espacio en mi perfil ¿Me pregunto si habría algún problema?

Espero poder leer más de ustedes pronto.

¡Cuídense y saludos!

Excelentes datos para escribir mejor. Se agradece mucho.
Saludos!

Publicar un comentario en la entrada